Welcome to MVP Caribe

Bienvenido a MVP Caribe. Si te registras tendras acceso a todas las descargas y compartir tus dudas o comentarios en el foro. Gracias por visitarnos.

Welcome to MVP Caribe. If you Sign Up you grant access to all ours files and supports forums. Thanks for visit us.

omardj38

Administrators
  • Contador de contenido

    6.829
  • Unido

  • Última visita

Reputación de la comunidad

1 Neutral

Sobre omardj38

  • Rango
    MVP Caribe Team

Profile Information

  • Gender Not Telling
  1. Por Jon Paul Morosi / MLB.com | Marzo 23, 2017 LOS ANGELES -- La selección de los Estados Unidos acababa de ganar su primer título en el Clásico Mundial de Béisbol el miércoles por la noche, una victoria por blanqueada de 8-0 en contra de Puerto Rico, equipo que había llegado invicto a la final. Después de que los integrantes de la escuadra estadounidense celebraron con champaña en el clubhouse, un momento de melancolía pareció invadir el lugar. David Robertson, quien sacó los últimos tres outs del juego, describió la novena entrada como "la entrada más triste y más feliz que he lanzado. Y si usted se toma el tiempo para entender por qué, entonces apreciará el potencial legado del Clásico Mundial de Béisbol 2017. La ocasión para celebrar era obvia: Robertson había preservado la victoria internacional más importante en la historia del béisbol estadounidense, en una edición del torneo que borró cualquier duda acerca de su continuidad. El elemento de tristeza también se entiende: Con cada pitcheada, Robertson acercaba a la selección de Estados Unidos a un inevitable rompimiento. Una vez que el antesalista Nolan Arenado fildeó un roletazo de Carlos Correa e hizo el tiro al primera base Eric Hosmer, este cautivador y carismático equipo ya no tenía más juegos por disputar. Y eso dolió. "Varios jugadores ya me habían dicho que esta era la mayor experiencia en sus vidas", externó el timonel de EE.UU., Jim Leyland, después del último juego que coronaría una carrera digna del Salón de la Fama. "Escogimos a los jugadores correctos. Tuvimos a los peloteros que realmente querían estar aquí, y esa es la clase de jugadores que deseamos tener aquí". En otras palabras, el Clásico les importaba mucho. Le tomó menos de tres semanas al equipo de Estados Unidos convertirse en eso mismo: un equipo. Y ahora tras cuatro ediciones de este torneo, podemos llegar a conclusión: Muchos peloteros estadounidenses que no integraron el roster de 28 jugadores para el Clásico ahora desearían haber recibido invitaciones para jugarlo - o respondieron de otra manera cuando recibieron la invitación. El director del Sindicato de Jugadores de Grandes Ligas, Tony Clark, reconoció este último punto durante una conferencia de prensa el miércoles junto al comisionado Rob Manfred. Previamente, críticos aseguraron que el Clásico Mundial de Béisbol tomaría mayor relevancia una vez que los ligamayoristas estadounidenses sintieran ese amor por la camiseta. Eso es lo que sucedió esta vez. Ahora parece existir ese interés de vestir el uniforme de los Estados Unidos. Con victorias consecutivas frente a Japón y Puerto Rico, el equipo de las barras y las estrellas transformó la manera en que sus peloteros ven el hecho de jugar por su país. Los enfrentamientos entre Estados Unidos y Japón o Estados Unidos y República Dominicana ahora cobran una mayor rivalidad, como la que se vivió en Miami y Tokio. Si usted siguió de cerca el Clásico Mundial de Béisbol del 2017, lo más seguro es que lo haya disfrutado. Y las estadísticas nos dicen que más fanáticos observaron y asistieron a los juegos del Clásico en esta edición. "Momentum" (O auge) es la palabra que Manfred utilizó el miércoles para describir lo que el 2017 significó para la evolución del Clásico Mundial de Béisbol.
  2. Por Matt Kelly / MLB.com | Marzo 23, 2017 El Clásico Mundial de Béisbol 2017 ha concluido y los números indican que fue un evento para la historia. La cuarta edición del torneo internacional fijó récords de asistencia, índices de audiencia televisiva, consumo digital y ventas de mercancía, Major League Baseball anunció el jueves. El torneo terminó el miércoles con la victoria de la selección estadounidense sobre Puerto Rico por 8-0 frente a 3.1 millones de televidentes en Estados Unidos entre MLB Network, ESPN Deportes y una transmisión simultánea en español por ESPN2, lo cual representa un nuevo récord para un juego del Clásico. En general, el torneo fijó varios récords de transmisión. MLB anunció que la audiencia doméstica en los Estados Unidos aumentó por 32% en comparación con el torneo del 2013. Aproximadamente 2.3 millones de televidentes sintonizaron MLB Network para ver la final el miércoles, lo cual representa la segunda mayor audiencia para una transmisión de la cadena después del Juego 2 de la Serie Divisional de la Liga Nacional del 2016 entre los Cachorros y los Gigantes. Otros 761,00 fans vieron la final del Clásico por ESPN Deportes o ESPN2, la audiencia más grande en la historia en los Estados Unidos para una transmisión en español de un juego de béisbol. Y los estadounidenses no fueron los únicos que sintonizaron el juego; la final estuvo en 70% de los televisores en Puerto Rico. El Clásico Mundial del 2017 no solamente impuso marcas de transmisión. Un total de 1,086,720 fans asistieron a juegos del torneo en estadios alrededor del mundo, un aumento de 23% en comparación con el 2013. Se trata de la primera vez que el evento atrae más de un millón de fans. Por el lado digital, los suscriptores de MLB.TV consumieron un total de 70 millones de minutos de cobertura del Clásico -- un nuevo récord -- mientras que las ventas de mercancía del torneo en la tienda de MLB.com aumentaron por un 50%.
  3. Por Tracy Ringolsby / MLB.com | Marzo 23, 2017 Luego de que la selección de Puerto Rico avanzó a la final del Clásico Mundial de Béisbol del 2017, el receptor Yadier Molina habló sobre su esperanza de que el éxito de la selección pueda ayudar a que el béisbol vuelva a ser el enfoque en su país. No cabe duda de que hubo un ambiente especial en la Isla del Encanto durante una celebración de orgullo patrio y los niños cantando con sus banderas era algo bastante común. Aunque los boricuas otra vez fueron silenciados -- 8-0 el miércoles contra Estados Unidos en el Dodger Stadium, luego de una derrota 3-0 en la final del Clásico del 2013 ante la República Dominicana -- muchos ven el éxito de los puertorriqueños como el camino hacia el renovar la pasión por el juego que en un momento fue una gran fuente de talento fuera de los Estados Unidos. "Nuestra meta no es darles alegría por sólo dos semanas", dijo el gerente general de la selección de Puerto Rico, Alex Cora, después de la final. "Nuestro objetivo es cambiar la mentalidad en el país". ¿Pero, será posible? Muchos dirían que lo boricuas nunca perdieron su amor por el béisbol, que se notó en las emociones creadas por el Clásico. Sin embargo, ha perdido su toque mágico, al menos en cuanto a la producción de talento de Grandes Ligas se refiere. Se han visto 257 puertorriqueños en la Gran Carpa, lo que está detrás de la República Dominicana (669) y Venezuela (358) y sobre Canadá (246), según Baseball-Reference.com. El impacto de Puerto Rico en las Grandes Ligas se ha visto afectado desde que fue incluido en el draft amateur en 1989, una decisión que se suponía que era el primer paso hacia un draft internacional. Desde que se aplicó esta regla, se ha visto un descenso en la llegada de talento boricua. Antes de esto, Puerto Rico había producido la mayor cantidad de peloteros extranjeros. El torpedero de los Astros, Carlos Correa, fue el primer puertorriqueño en ser elegido de primero en un draft amateur (2012) y luego fue reconocido como el Novato del Año de la Liga Americana sólo tres años después para convertirse en un héroe nacional. Sin embargo, Correa es la excepción. En los 28 años que han sido parte del draft, sólo 12 peloteros boricuas han sido elegidos en la primera ronda, incluyendo selecciones suplementarias antes de la segunda ronda. Correa es el único que fue elegido entre los primeros 15. Apenas siete de los 64 elegidos han participado en al menos 1,000 juegos -- Carlos Beltrán (2,457), Alexis Ríos (1,691), Molina (1,611) y Edwin Encarnación [quien se crió en Puerto Rico] (1,513). En julio, Iván Rodríguez será inmortalizado en el Salón de la Fama. Fue firmado por los Rangers a los 16 años de edad en 1988 -- un año antes que los puertorriqueños fueran agregados al draft amateur.
  4. Por David Venn / LasMayores.com | Marzo 23, 2017 LOS ANGELES -- El miércoles por la noche fue el final en un sentido, y quizás el principio en otro. Después de llevar a la selección de los Estados Unidos a su primer título del Clásico Mundial de Béisbol al derrotar por 8-0 a Puerto Rico en la final, el manager Jim Leyland reiteró que dicho partido había sido su último en el dugout como dirigente. La despedida de Leyland como piloto coincidió con lo que muchos esperan sea el principio de un mayor entusiasmo en los Estados Unidos por el Clásico, ya que en ocasiones se ha notado la falta de nombres sonoros en las selecciones del país, además de lo que hasta el 2017 se había percibido como un interés discreto de parte de la fanaticada estadounidense. SE VA LEYLAND POR LA PUERTA GRANDE Después de ganar 1,769 juegos de temporada regular en una carrera de 22 años como manager de Grandes Ligas, Leyland se retiró como capataz de los Tigres de Detroit al concluir la campaña del 2013. Con tres premios al Manager del Año, tres participaciones en la Serie Mundial y un anillo del Clásico de Otoño conquistado en 1997 con los Marlins, Leyland se ha acomodado en la organización de Detroit como asistente especial en la gerencia del club. Pero decidió aceptar una invitación para dirigir a la selección de los Estados Unidos en este Clásico, terminado con récord de 6-2 en sus ocho juegos y riendo de último con la corona del torneo. "Esta fue una gran experiencia", dijo Leyland de 72 años. "Felicidades a todos los equipos. Obviamente, fue un momento muy especial. "Es diferente al campeonato de Serie Mundial. No voy a compararlos. Creo que hay que mantenerlos separados". Leyland hizo saber a todos que no piensa volver a la cueva como dirigente de Grandes Ligas. "Tengo tres años retirado y voy a seguir retirado", enfatizó. "Tuve el honor de dirigir por nuestro país, los coaches tuvieron el honor de instruir por nuestro país y los peloteros tuvieron el honor de jugar por nuestro país, pero la verdad es que esto se trata de los hombres y mujeres que dan servicio (militar) por nuestro país. "Esto es para ellos". POR UNA MAYOR PARTICIPACIÓN DE ESTELARES Leyland dirigió un grupo de jugadores que juntó Joe Torre como gerente general de la selección. Aunque faltaron algunos nombres de peso como Clayton Kershaw, Mike Trout y otros, los que sí decidieron jugar lograron un éxito inédito para el país norteamericano. Ahora Leyland, hombre veterano del béisbol, quiere que el título inspire a los estadounidenses a tomar el torneo más en serio. "No quiero que se malinterprete esto, pero hasta este punto, los otros países probablemente estaban más interesados en este evento que los Estados Unidos", dijo. "Pero después de hablar con nuestros jugadores, sé que ellos van a correr la voz. Ya algunos me han dicho que ésta fue la mejor experiencia de sus vidas. "Espero que podamos lograr que los muchachos jueguen". Los que sí jugaron hicieron un destacable papel que le valió el campeonato a su país. Por primera vez en la historia, ligamayoristas estadounidenses jugaron por una causa común con el resultado deseado. "Fue especial ser parte de este equipo y la manera en que evolucionó para hacer todo lo posible por ganar todas las noches", dijo el jardinero Christian Yellich, elegido al Equipo Todos Estrellas del torneo. "Fue lo más divertido que la he pasado jugando béisbol. "Todos teníamos una meta en común cuando llegamos y había una sola cosa en nuestras mentes, que era hacer lo que fuera necesario para ganar esto". Marcus Stroman, lanzador ganador de la final contra Puerto Rico, destacó la determinación con la que los jugadores afrontaron el reto, luego de que los Estados Unidos había alcanzado la semifinal en una sola ocasión (2009) previa a este Clásico. "Nadie lo tomó a la ligera", dijo Stroman, Jugador Más Valioso del torneo con efectividad de 2.35 en tres aperturas. "Cada uno de nosotros estuvo atento a cada pitcheo. Fue una experiencia increíble y estaré de regreso en cuatro años para defender el título".
  5. Por Gemma Kaneko / Cut4 | Marzo 23, 2017 El presidente de operaciones de béisbol de los Cachorros, Theo Epstein, fue elegido por la revista Fortune como el Mejor Líder del Mundo. Así como lo ven. El directivo de los reinantes campeones de la Serie Mundial se llevó el premio sobre varios reconocidos ejecutivos del mundo y hasta el Papa Francisco. "El papa no tuvo un año tan bueno", bromeó el piloto de Chicago, Joe Maddon. "A final de cuentas, lo que hicimos el año pasado fue muy especial. No creo que el papa haya acabado con un hechizo de 108 años últimamente". Algunos se preguntan si este honor llega con una clase de trofeo o corona. Pero parece que Epstein ya lo recibió: A continuación el motivo por el que la revista decidió darle el honor a Epstein: Los Cachorros le deben su éxito al programa de reconstrucción que contó con una mezcla de varios estilos de liderazgo. El club sobresalió bajo la gran paciencia del dueño Tom Ricketts y después bajo la excentricidad del manager Joe Maddon. Pero lo más importante fue el progreso del directivo que se dio cuenta que necesitaba evolucionar como líder para alcanzar en Chicago el éxito que había visto con los Medias Rojas. ¿Cómo recibió la noticia Epstein? "Ni siquiera he podido que mi perro me haga caso".
  6. Por Ignacio Serrano / LasMayores.com | Marzo 23, 2017 Dos de los mejores campocortos del planeta han exhibido su talento en el Clásico Mundial de Béisbol, aunque uno de ellos, paradójicamente, tuviera que mudarse a la tercera base, para poder ver acción como regular. Francisco Lindor y Carlos Correa son los torpederos más destacados de Puerto Rico, de Latinoamérica y quizás de las Grandes Ligas. Todavía son muy jóvenes. Lindor tiene 23 años de edad. Correa, 22. Forman, junto a Corey Seager la nueva generación de súper estrellas en la posición. Pueden batear. Corren a buena velocidad. Tienen fuerza y brazos potentes. Pero lo mejor es que, además, poseen cuerpos atléticos y buenos guantes. Son los nuevos dueños del show. Correa tenía 17 cuando fue tomado en la primera selección del draft colegial de 2012. Los Astros de Houston soñaban con verle convertido en la columna vertebral de la divisa durante muchas campañas. Ya lleva dos, y no ha decepcionado. En cada torneo ha sacudido al menos 20 jonrones. En 2016, además, agregó 75 bases por bolas y 36 dobletes, sendos topes personales. Por eso, su WAR fue 5.9, fantástico para un shortstop. "Tengo una mente a prueba de balas", le dijo hace semanas a MLB.com. "Él es tan notable como el que más", aseguró su manager, A.J. Hinch. "Es popular con los medios de comunicación, es popular entre los jugadores. Todo el mundo le pone atención. Tiene una presencia especial cuando sale al campo, se destaca sobre los demás". Lindor, con su estilo, también sobresale. Era el tercer mejor prospecto del beisbol cuando en 2015 fue subido por los Indios de Cleveland y consiguió su primer hit en su juego de debut. "No podía sentir los pies", rio entonces, cuando MLB.com le entrevistó. En 2016 no sólo bateó para .301, con 99 anotadas y 30 tubeyes. Dio una muestra juvenil de talento polivalente, con 15 cuadrangulares y 19 bases robadas. No sólo ganó el Guante de Oro, también se llevó el Guante de Platino al mejor jugador defensivo de la Liga Americana. Su WAR, igual de sobresaliente, fue de 5.7. "Es un jugador muy talentoso, tanto con su bateo como con su defensa", sostiene su piloto, Terry Francona. "Y es un muy buen chico. Tiene cualidades de líder, y lo vamos a ver conforme vaya ganando experiencia. Va a cometer errores, porque es muy joven. Pero cuando falla, te escucha, te mira a los ojos y trata de no hacerlo de nuevo. Eso es calidad". La gran carpa les dio la bienvenida del mejor modo. En 2015, Correa fue el Novato del Año en la Liga Americana y Lindor fue el segundo de la votación. El beisbol está a sus pies. Son el orgullo de América Latina en la posición. LOS TITULARES La región tiene su más nutrida representación en las paradas cortas. La mitad de los 30 equipos en las Mayores tendrá un torpedero nacido por debajo del Río Grande jugando a diario. La lista incluye al venezolano Elvis Andrus, que terminó entre los 10 mejores bateadores de la Liga Americana, en 2016; a ganadores del Guante de Oro, como su compatriota Alcides Escobar y el curazoleño Andrelton Simmons; o al productivo arubeño Xander Bogaerts, quien durante buena parte del pasado torneo fue una bujía en la maquinaria de los Medias Rojas de Boston. Estos son los 15 que tienen etiqueta titular: Elvis Andrus (Venezuela, Rangers). Orlando Arcia (Venezuela, Cerveceros). Xander Bogaerts (Aruba, Medias Rojas). Asdrúbal Cabrera (Venezuela, Mets). Carlos Correa (Puerto Rico, Astros). Aledmys Díaz (Cuba, Cardenales). Alcides Escobar (Venezuela, Reales). Freddy Galvis (Venezuela, Filis). Adeiny Hechavarría (Cuba, Marlins). José Iglesias (Cuba, Tigres). Francisco Lindor (Puerto Rico, Indios). Jorge Polanco (República Dominicana, Mellizos). Luis Sardiñas (Venezuela, Padres). Jean Segura (República Dominicana, Marineros). Andrelton Simmons (Curazao, Angelinos). TAMBIÉN ASPIRAN Otros latinos también esperan jugar un papel protagónico en sus divisas. Entre ellos se cuenta el dominicano Erick Aybar, un veterano de 11 temporadas, que llegó con un contrato de ligas menores a los Padres de San Diego, buscando reverdecer su carrera. Aybar ya tiene 11 temporadas en su historial, pero viene de un campeonato a la baja, en el que únicamente bateó para .243, con 3 robos y 34 anotadas en 126 juegos para los Tigres de Detroit y los Bravos de Atlanta. Él y al menos otros dos aspiran a jugar todos los días: Erick Aybar (República Dominicana, Padres). Eduardo Escobar (Venezuela, Mellizos). Ketel Marté (República Dominicana, Diamondbacks). LOS SUPLENTES Tantos suplentes procedentes de América Latina como shortstops titulares tendrán en sus nóminas los equipos de la gran carpa. Allí aparecen velocistas como el nicaragüense Everth Cabrera y el dominicano José Reyes, un astro que en principio no tiene lugar fijo con los Mets de Nueva York; también hay antiguos prospectos, como su compañero Wilmer Flores, venezolano, y guantes muy seguros, como Andrés Blanco, también de Venezuela. Aquí está la lista de quienes forman la primera línea de reserva exportada por la región para las paradas cortas: Christhian Adames (República Dominicana, Rockies). Hanser Alberto (República Dominicana, Rangers). Andrés Blanco (Venezuela, Filis). Everth Cabrera (Nicaragua, Medias Blancas). Christian Colón (Puerto Rico, Reales). Iván De Jesús Jr. (Puerto Rico, Cerveceros). Wilmer Difo (República Dominicana, Nacionales). Wilmer Flores (Venezuela, Mets). Marwin González (Venezuela, Astros). Enrique Hernández (Puerto Rico, Dodgers). Hernán Pérez (Venezuela, Cerveceros). Jurickson Profar (Curazao, Rangers). Miguel Rojas (Venezuela, Marlins). José Reyes (República Dominicana, Mets). Ronald Torreyes (Venezuela, Yanquis). MÁS ABAJO Una mezcolanza de ex prospectos con experiencia y jóvenes que han dado tan solo unos pocos pasos en la MLB componen la siguiente línea. Son shortstops que no necesariamente tienen un lugar asegurado arriba, infielders como el quisqueyano nacido estadounidense Emmanuel Burris, de los Nacionales de Washington, o el venezolano Ehire Adrianza, que ahora prueba suerte con los Mellizos de Minnesota. El grupo también es grande: Ehire Adrianza (Venezuela, Mellizos). Arismendy Alcántara (República Dominicana, Rojos). Emmanuel Burris (República Dominicana, Nacionales). Orlando Calixte (República Dominicana, Gigantes). Pedro Florimón (República Dominicana, Filis). Benji González (Puerto Rico, Mellizos). Erik González (República Dominicana, Indios). Dixon Machado (Venezuela, Tigres). Yolmer Sánchez (Venezuela, Medias Blancas). Wilfredo Tovar (Venezuela, Cardenales). LA PRÓXIMA OLA Latinoamérica tiene garantizado su futuro en el campo corto. Varios de los principales talentos jóvenes en el ranking de MLB Pipeline son procedentes del Caribe. Lourdes Gurriel, por ejemplo, entusiasmó a los Azulejos de Toronto, al salir de Cuba, al punto de conseguir un contrato millonario por siete años. La cima del escalafón está integrada por los dominicanos Amed Rosario, Willy Adames y Jorge Mateo, y por los venezolanos Franklin Barreto, el jovencísimo Kevin Maitán, con 17 años de nacido, y sobre todo Gleyber Torres, la joya que adquirieron los Yanquis de Nueva York la temporada pasada, en el cambio que permitió a los Cachorros de Chicago contar temporalmente con el cerrador Aroldis Chapman. Torres es el más aventajado de todos, según los scouts y según ese premio que le convirtió, en 2016, en el Jugador Más Valioso de menos edad en la historia de la Arizona Fall League. La lista es brillante, como el porvenir de quienes la integran: Willy Adames (República Dominicana, Rays). Franklin Barreto (Venezuela, Atléticos). Johan Camargo (Panamá, Bravos). Allen Córdova (Panamá, Padres). Lourdes Gurriel (Cuba, Azulejos). Dawel Lugo (República Dominicana, Diamondbacks). Kevin Maitán (Venezuela, Bravos). Jorge Mateo (República Dominicana, Yanquis). Yairo Muñoz (República Dominicana, Atléticos). Amed Rosario (República Dominicana, Mets). Gleyber Torres (Venezuela, Yanquis). Richard Ureña (República Dominicana, Azulejos). Engelb Vielma (Venezuela, Mellizos).
  7. Por David Venn / LasMayores.com | 2:14 AM ET LOS ANGELES -- Por segundo año consecutivo, una selección puertorriqueña dirigida por Edwin Rodríguez fue blanqueada en la final del Clásico Mundial de Béisbol. El miércoles en el Dodger Stadium, Puerto Rico fue derrotado por 8-0 por los Estados Unidos, cuatro años después de caer por 3-0 ante la República Dominicana en el AT&T Park. Luego de barrer sus primeros siete juegos de la edición del 2017, sólo para ser vencido de manera contundente en el último choque, Rodríguez no se expresó decepcionado ni frustrado. De hecho, el capataz expresó en varias ocasiones la satisfacción de haber llegado tan lejos por segundo Clásico seguido. "Estamos muy orgullosos de lo que logramos aquí, con récord de 7-1", dijo Rodríguez después de que los Estados Unidos conquistara su primer título del Clásico en su historia. "Estuvimos enfrentando a un equipo Todos Estrellas de los Estados Unidos, que nos ganó en todas las áreas del juego. Pitcharon mejor que nosotros, batearon mejor. Hicieron todo mejor que nosotros. Creo que jugaron los dos mejores equipos del torneo (en la final)". Al ganar esos primeros siete partidos del torneo con marcador global de 55-18, los puertorriqueños llegaron a la final con suma confianza, en medio de la euforia del pelo teñido y demás sazón que había acompañado los éxitos en el terreno celebrados por la fanaticada boricua por todo el mundo. De hecho, ya había un vuelo preparado para llevar al equipo puertorriqueño a la isla para celebrar una corona. Sin embargo, todo vino abajo para Puerto Rico el miércoles, cuando el derecho Marcus Stroman dejó sin hit ni carrera al equipo en los primeros seis innings del encuentro y los bates estadounidenses se encargaron del resto. Con todo y la derrota, Rodríguez quiso enfocarse en lo positivo, como el hecho de haber alcanzado la final dos veces consecutivas. "El denominador común de ese juego de campeonato fue Puerto Rico, así que no sentimos ninguna frustración", expresó. "Al contrario, nos sentimos complacidos y con muchas esperanzas". Esas esperanzas se deben al talento joven que exhibió Puerto Rico en este Clásico, con figuras de Grandes Ligas como Carlos Correa, Francisco Lindor, Javier Báez y Edwin Díaz. Cada uno de ellos brilló en diferentes momentos de este Clásico. Y ni hablar de sus trayectorias ya establecidas en las Mayores. "Creo que la base, los cimientos se han plantado", dijo. "Es un equipo bien joven donde la química empezó a desarrollarse y creo que para los próximos Clásicos ellos van a estar jugando juntos. Es una base bien sólida. Estados Unidos nos ganó, pero tenemos que sentirnos orgullosos cuando tenemos un núcleo de jugadores que creo que por los próximos tres o cuatro Clásicos van a dar mucho de qué hablar. "Se cumplió con un cometido. Vinimos aquí a ganar un campeonato, pero con un récord de 7-1, nos sentimos satisfechos y complacidos con lo que se logró. Es un sentimiento mixto. Obviamente, salimos a jugar por el campeonato, pero no se logró y salimos con la cabeza (en alto)".
  8. Por Greg Beacham / Associated Press | 12:48 AM ET LOS ANGELES -- Incluso antes que Estados Unidos y Puerto Rico saliesen al terreno para protagonizar la final del Clásico Mundial de Béisbol, Rob Manfred se expresó confiado que este torneo --pese a sus vicisitudes-- ha tenido un éxito resonante. Y luego que hablase del "punto de inflexión" dado con la edición de 2017, el comisionado de las Grandes Ligas avizora un futuro brillante para el Clásico. "Hemos tenidos concurrencias que no solo han roto récords, sino que dieron rienda suelta a una pasión que uno se queda pensando cuándo fue la última vez que tuvimos algo tan bueno", dijo Manfred previo al inicio del partido en el Dodger Stadium. "Realmente asombroso. Y lo mejor de todo, los juegos han sido increíbles, emocionantes. Nuestros jugadores, en su mejor nivel, combinado con una pequeña dosis de nacionalismo. Esto ha sido algo tremendo". Manfred y el director del sindicato de peloteros, Tony Clark, se mostraron en completa sintonía sobre el éxito del cuarto Clásico, que batió récords de concurrencia y expandió el alcance de las transmisiones de televisión, en una plataforma singular para mostrar el béisbol por todo el mundo. Los ejecutivos están seguros que habrá un quinto Clásico, lo más seguro en 2021, un año después que el béisbol vuelva al programa de los Juegos Olímpicos en Tokio 2020. "Creo que cuando tienes un torneo que genera el interés que tuvo la edición de 2017, pues será más fácil cautivar a los jugadores en el próximo", dijo Manfred. "No solo para Estados Unidos, sino para todos los países". La colorida final en Los Ángeles convocó a fanáticos de Estados Unidos y Puerto Rico para cantar y lucir sus colores nacionales. Pero los desafíos del Clásico persisten. Por más que el torneo llena estadios, genera buenos índices de teleaudiencia y suscita curiosidad desde Tokio a Tel Aviv, el evento aún no despega del todo en Estados Unidos, sede de todas las cuatro finales. Aunque astros como Mike Trout y Kris Bryant se quedaron en sus campamentos de pretemporada, este equipo de Estados Unidos ganó adeptos por su buen don y logró consagrarse campeón por primera vez. El manager Jim Leyland opinó que su constelación de estrellas puso en marcha la transformación del Clásico, para que deje de ser una competencia que es vista como una rareza y se convierta en una cita imperdible. "Creo que, por lo menos, quizás hemos podido poner al Clásico en el mapa para Estados Unidos como nunca antes", dijo Leyland. "Creo que en el futuro, mucho de los jugadores que pudieron ver lo ocurrido aquí estarán un poco más entusiasmados en participar en este torneo". En el mundo insular del béisbol estadounidense, el atractivo internacional que tiene el Clásico no convenció a varios jugadores, que con razón prefirieron concentrarse en sus equipos que le pagan jugosos salarios. La calidad del roster de Estados Unidos ha sido el principal obstáculo para que los fanáticos de Estados Unidos tomen el Clásico con seriedad. Según Clark, luego de iniciado el torneo, empezó a recibir llamadas y mensajes de texto por parte de jugadores que lamentaban no haber aprovechado el ofrecimiento para ser parte de la selección. "La oportunidad de lucir el nombre del país en tu pecho es algo singular, particularmente si es una experiencia inédita", dijo Clark. Aunque Estados Unidos trata de fomentar el interés, otros países si están sacando provecho con el Clásico. Puerto Rico es el ejemplo, luego de repetir en la final con carismático equipo de estrellas que se tiñeron de rubio el pelo. Luego de años en el que el otrora popular deporte decayera en la isla, el manager Edwin Rodríguez considera que se han producido "grandes cambios" en el béisbol de Puerto Rico en los últimos ocho años. Lo atribuye al éxito de Puerto Rico en el Clásico de 2013, en el que perdieron la final ante la República Dominicana. "Hay más niños jugando pelota", dijo Rodríguez. "(En los previos) 10 y 15 años, esos buenos atletas se dedicaban a otros deportes, ya sea el béisbol, el voleibol, el baloncesto y ahora el fútbol". "Ahora mismo tenemos a tanto jugador talentoso en las Grandes Ligas, así que esos buenos atletas, cuando alcancen los 15 y 16 años, se inclinarán más para preferir el béisbol", añadió.
  9. Por David Venn / LasMayores.com | Marzo 22, 2017 LOS ANGELES -- El Comisionado de Major League Baseball, Rob Manfred, junto al director ejecutivo de la Asociación de Jugadores de MLB, Tony Clark, se expresaron conformes con la celebración del Clásico Mundial de Béisbol 2017. No es para menos. Con nuevos récords de asistencia en los estadios y de rating televisivo para MLB Network, la cuarta edición del evento ya se ha catalogado como la más exitosa. "No tengo palabras para expresar lo complacido que estoy con la manera en que se ha realizado", dijo Manfred, quien se encuentra en su primer Clásico como Comisionado luego de asumir en cargo en enero del 2015. "Tienes rosters que rebosan de los mejores jugadores del mundo. Hemos tenido públicos que no sólo asistieron en cifras récords, sino también con una pasión difícil de recordar la vez anterior. "De verdad, ha sido increíble". El total de espectadores del evento superó los 1.000.000, mientras que solamente la acción de playoffs de Grandes Ligas ha atraído una mayor audiencia que el Clásico en la historia de MLB Network. "Lo mejor de todo es que los juegos en el terreno han sido increíbles, emocionantes", dijo Manfred. "Que los jugadores estén en su mejor nivel, combinado con un poco de nacionalismo, ha sido algo grande". Desde el nacimiento del evento en el 2006, ha habido comentarios sobre la falta de participación de algunos de los mayores estelares estadounidenses. El 2017 no fue la excepción, con la ausencia de nombres como Clayton Kershaw y Mike Trout, entre otros. Sin embargo, el equipo estadounidense de este año, al igual que en Clásicos anteriores, cuenta con un nivel de talento tan impresionante que figuras como Paul Goldschmidt y Daniel Murphy quedaron relegadas a la banca para la mayoría de los partidos. "Creo que lo que hemos visto es un tremendo grupo de jugadores que querían estar aquí y que están emocionados de estar aquí", manifestó Clark. "Y han rendido increíblemente bien por la selección de los Estados Unidos. Entonces, ya tendremos que ver cómo se verá el roster en cuatro años. "Pero estamos emocionados y contentos con el grupo de muchachos que ha jugado". Agregó Manfred: "Dije al principio de los entrenamientos que estábamos bien complacidos con el roster. Creemos que es el mejor que hemos tenido. Y creo que cuando tienes un torneo que capta la atención de todos como lo ha hecho la edición del 2017, eso hace más fácil convencer a los jugadores para la próxima ocasión". SOBRE LA CONFUSIÓN EN MÉXICO Mucho se ha hablado sobre las confusas comunicaciones sobre el famoso juego de desempate en el Grupo D de Guadalajara, donde en un principio la selección de México pensaba que disputaría el partido de vida o muerte con Italia para decidir el segundo clasificado del grupo. Sin embargo, de madrugada, se anunció que debido a la fórmula de cálculos establecida, México quedaba eliminado y Venezuela jugaría contra Italia. "Después de pasar mucho tiempo analizando lo que ocurrió en Guadalajara, para mí está claro que la comunicación pudo haber sido un poco mejor", manifestó Manfred. "Creo que ocurre ese tipo de cosas de vez en cuando. Pienso que la regla en sí estuvo totalmente clara. No hubo debate ni ambigüedad con la regla. En realidad, fue un problema de comunicación y nada más". LO QUE SE ESPERA EN CUATRO AÑOS Un Clásico Mundial de Béisbol en el 2021 luce muy probable, un año después del regreso de dicho deporte a los Juegos Olímpicos para Tokio 2020. "Ya estamos buscando la próxima oportunidad para realizar este evento", afirmó Clark. "Lo que hemos visto hasta ahora, remontando al 2006, al 2009 y hasta al 2013, sugiere que el impulso que nos hemos ganado aquí es de gran beneficio. Y pensamos que (el hecho) de que el béisbol esté en los Juegos Olímpicos del 2020 es otro paso hacia el crecimiento y el desarrollo de nuestro juego a nivel global". De su parte, Manfred también ve un futuro positivo. "Creo que los equipos están entusiasmados con la idea de seguir con este evento", dijo. "Pienso que el 2021 es una buena apuesta".
  10. Por David Venn / LasMayores.com | Marzo 22, 2017 LOS ANGELES -- En un principio, Marcel Lachemann, ex manager y coach de pitcheo en Grandes Ligas, iba a repetir como instructor de la selección estadounidense en el Clásico Mundial de Béisbol, luego de formar parte del cuerpo de coaches del equipo tanto en el 2006 como el 2013. Sin embargo, al final Lachemann no se integró a la selección para el torneo del 2017. ¿Qué consejo le dio a Jim Leyland, manager de la novena? "Me dijo que toda la tensión y cosas semejantes iban a ser peores que en la Serie Mundial", dijo Leyland, de 72 años de edad. "No sé si estoy en desacuerdo. Es increíble". Ahora con todo un Clásico en su amplio currículum, a Leyland le consta lo que le advirtió Lachemann. Y con 22 temporadas como dirigente de Grandes Ligas, incluyendo tres Series Mundiales, el piloto veterano puede hacer la comparación con mucha propiedad. "A lo mejor suena como una locura, pero la intensidad sí se compara", expresó Leyland. "Jugar por tu país es otra cosa, totalmente. Es bastante intenso". En más de una ocasión durante el Clásico del 2017, Leyland ha comentado sobre la dificultad no sólo de dirigir a un equipo de estrellas y lo que implica eso en cuanto a tiempo de juego se refiere, sino también las limitaciones y las exigencias de los equipos de Grandes Ligas a los que pertenecen sus pupilos en el torneo. "Cuando estás con tus propios jugadores y tu propio equipo, es totalmente diferente a cuando estás manejando valiosa propiedad de otras organizaciones", dijo Leyland. "Estás nervioso ante la posibilidad de que los jugadores se lesionen y no jueguen suficiente, con suficientes turnos. "Entonces, hay presión agregada aquí que no tienes cuando diriges a tu propio equipo". Desde la segunda ronda del torneo en San Diego, Leyland decidió irse con una alineación bastante fija, con la excepción de una rotación de receptores entre Buster Posey y Jonathan Lucroy. Las "víctimas" más notables de dicha estrategia han sido Paul Goldschmidt, Daniel Murphy, Alex Bregman y Josh Harrison. "Creo que al principio del torneo, tratas de ser un poco creativo con el lineup y poner a jugar a algunos de los muchachos", manifestó. "Luego, cuando llegamos a este punto, tienes que irte con quienes sientas te den la mejor oportunidad de ganar. "Creo que eso es importante y eso es lo que he hecho, mayormente". Aunque Leyland ha dicho una que otra vez que para él ha sido un honor dirigir a la selección de los Estados Unidos, también reconoce que el torneo ha sido bien exigente desde el timón. "Es algo que obviamente disfrutas", dijo. "Ha sido agotador. Durante muchos días ha sido cuestión de ganar o irte a casa. "Estoy estresado".
  11. Por Eric Núñez / Associated Press | Marzo 22, 2017 Algo anda mal en Oakland. Las sucesivas temporadas de 90 derrotas reflejan el peor ciclo de los Atléticos desde 1978-79, mucho antes de la aparición de la eras McGwire-Canseco y el método 'Moneyball'. Previo a la campaña de 2015, ninguno de los equipos armados por Billy Beane --el ejecutivo que acabó siendo encarnado por Brad Pitt en una película que recibió seis nominaciones a los Oscars -- había tenido semejantes cifras de reveses en un año. Todo ello pese a las ineludibles dificultades que afronta la franquicia: presupuesto limitado que les impide gastar a manos llenas, un estadio derruido y la incertidumbre sobre si se mudan de la ciudad. Beane siempre se las arreglaba para presentar equipos competitivos, pero el rumbo de los A's se ha nublado desde aquella derrota ante los Reales de Kansas City en el juego de comodines de la Liga Americana en 2014. Los canjes de Yoenis Céspedes y Josh Donaldson han sido cuestionados. Virtudes que eran la carta de presentación del equipo se han devaluado. Por ejemplo, el porcentaje de embasado colectivo en 2016 fue de .304, el tercero más bajo en las mayores. También recibieron la quinta menor cantidad de bases por bolas. Sus pitchers poncharon a la cuarta menor cantidad de rivales y cometieron 97 errores en defensa para empatar el segundo lugar en su circuito. Khris Davis se destacó con sus 42 jonrones, pero los 166 ponches que se llevó fue la cifra más alta de un jugador de Oakland desde los 185 de Jack Cust en 2009. Hay que reconocer que las numerosas bajas que sufrieron el año pasado son un factor mitigante y que su as Sonny Gray tuvo una temporada para el olvido. Según las cuentas de Beane, 26 jugadores sufrieron lesiones y 11 acabaron en la lista de incapacitados de 60 días. Revertir la situación de inmediato parece inviable, aunque el nuevo presidente del club Dave Kaval entusiasmó a la afición durante el invierno al hablar sobre la posibilidad de construir un nuevo estadio en Oakland. Lo más importante es mejorar en el terreno, donde un repunte de Gray es esencial. "Lo que se hizo en este receso es lo mejor que he visto desde que estoy aquí", afirmó el manager Bob Melvin, quien emprende su séptimo al frente. "Dave ha tomado la iniciativa y planteó lo del nuevo estadio. Es algo que nuestros fanáticos ansiaban escuchar. Creo que es la primera vez que nuestros fanáticos confían en que algo va a pasar, y así será". ¿NUEVO ESTADIO? El éxito del equipo está atado con abandonar el Coliseo. Todo indica que la idea de irse a la vecina San José ha quedado engavetada y que los A's podrían acabar como el único equipo en la ciudad. Los Warriors de Golden State de la NBA acaban de iniciar la construcción de su nueva arena en San Francisco, muy cerca del estadio de los Gigantes. Y los Raiders de Oakland de la NFL apuran su intención de mudarse a Las Vegas. MÁS PROBLEMAS CON GRAY Luego de enlazar temporadas de 14 victorias y quedar tercero en el voto del Cy Young de 2015, Gray vivió un 2016 de pesadilla. Se perdió la apertura del juego inaugural por un problema estomacal y terminó con foja de 5-11 con efectividad de 5.69. No es nada alentador que una lesión del costado interrumpiera durante dos semanas su pretemporada. Oakland necesita que repunte no solo para fortalecer el rendimiento de su rotación, sino porque podría convertirse en una pieza atractiva para un cambio. CAMBIOS Tras desprenderse de jugadores que avistaban la agencia libre como Josh Reddick, Rich Hill y Coco Crisp, añadieron al relevista dominicano Santiago Casilla, al jardinero Rajai Davis y al infielder Adam Rosales, tres ex A's de modestas credenciales. Con Khris Davis en el bosque izquierdo y Matt Joyce en el derecho, la adición de Rajai Davis aportará velocidad en las bases (lideró la Americana con 43 robos para Cleveland en 2016). Al costo de seis millones de dólares por un año, el fichaje de Davis es un movimiento típico de la organización: adquirir a un veterano que, si acaba rindiendo mejor de lo esperado, luego puede ser transferido a mitad de campaña. También añadieron al tercera base Trevor Plouffe, procedente de Minnesota con un pacto de un año por 5,25 millones. La gran fortaleza está en su bullpen, encabezado por Ryan Madson, Sean Doolittle, John Axford y Casilla. EL FUTURO Cada vez está más cerca el debut del prometedor torpedero Franklin Barreto, una de las piezas que obtuvieron cuando enviaron a Donaldson a Toronto al final de 2014. El venezolano es quien podría salvar ese canje: Kendall Graveman forma parte de la rotación, pero Brett Lawrie y Sean Nolin ya no están. "Su talento es especial", proclamó el cátcher Stephen Vogt. Además, Jharel Cotton, Sean Manaea, Daniel Mengden y A.J. Puk parecen emerger como actores importantes en la rotación. LO QUE PUEDE SALIR MAL No es un equipo con perfil del playoffs, uno al que le conviene ser paciente a la espera del desarrollo de prospectos como Barreto y Cotton. Están en una división Oeste en la que hay tres leg??timos aspirantes al título --Rangers, Astros y Marineros-- y el otro --Angelinos-- luce más fuerte. Salvarse de un tercer año seguido en la cola de la división parece inevitable.
  12. Por Mark Didtler / Associated Press | Marzo 22, 2017 DUNEDIN, Florida -- El toletero dominicano José Bautista cree que ya no tiene problemas con la dolencia de la espalda que lo marginó del último partido de República Dominicana en el Clásico Mundial de Béisbol. Bautista estaba en la alineación para el partido de pretemporada el miércoles contra Detroit. Pero luego el manager John Gibbons decidió reservarlo para el viernes. "Me siento fabuloso", afirmó el toletero. "Hablé con los entrenadores y no tiene sentido intentar apurarme. Así que me tomé el día libre". Bautista espera continuar con su buena racha al plato, tras batear .563 con dos jonrones y seis remolcadas en seis partidos del Clásico. "Estoy viendo bien la pelota y me siento bien en el plato", dijo. "Estoy emocionado por estar de vuelta con los muchachos, y por ponerme a punto para la temporada". Toronto avanz?? a la serie de campeonato de la Liga Americana las dos últimas temporadas, y Bautista cree que este año pueden llegar más lejos. "Creo que estamos tranquilos con el grupo que tenemos. Sólo que tenemos que mantenernos saludables, jugar duro y con cohesión. Ojalá esta temporada lleguemos más lejos", indicó. El toletero de 36 años se vio mermado por lesiones la temporada pasada, cuando bateó .234 con 22 cuadrangulares y 69 impulsadas. Después se convirtió en agente libre y firmó un contrato por un año con Toronto.
  13. Associated Press | Marzo 22, 2017 FILADELFIA -- Dallas Green, el estricto manager que guio a los Filis de Filadelfia a su primer título en la Serie Mundial, falleció el miércoles. Tenía 82 años. Como lanzador de las Grandes Ligas, Dallas Green fue más bien mediocre. "Fui un pitcher con 20 victorias", solía bromear. "Sólo que me tardé cinco años en conseguirlas". Pero como manager, Green tenía las mayores cualidades. "Cuando uno piensa en un tipo tan alto, con esa voz profunda, entiende que él era capaz de dirigir la reunión de un equipo", recordó Terry Francona, actual manager de Cleveland, en referencia a Green, quien medía 1,95 metros (seis pies y cinco pulgadas). "¡Hombre, te dejaba asustado en tu asiento!" Los Filis informaron que Green falleció en el Hospital de la Universidad de Hahnemann, en Filadelfia. Había tenido problemas de salud por años. Pasó 62 años en el béisbol, como pelotero, manager, gerente general y presidente de clubes, entre otras funciones. "Era un gran hombre con un gran corazón y una personalidad enorme", destacó en un comunicado David Montgomery, presidente de los Filis. En su carrera de pitcher, Green tuvo una foja de apenas 20-22 en la década de 1960. Su distinción mayor en el montículo consiste en haber permitido el único grand slam conectado por Pete Rose, el bateador con más hits en la historia. Rose jugaba en la primera base de aquel equipo de Filadelfia de 1980, en el que figuraban futuros miembros del Salón de la Fama, como Mike Schmidt y Steve Carlton. Green los guio al cetro en el Clásico de Otoño, poniendo fin a una sequía que se prolongó durante casi un siglo. "El béisbol ha perdido a un gigante", tuiteó Rose. "Dallas era un tremendo tipo y un auténtico líder". Seguramente llamó la atención de su equipo a la mitad de aquella campaña que terminó con la conquista del campeonato. Luego que una derrota en Pittsburgh dejó a los Filis en la marca de .500, Green lanzó una reprimenda durísima en los camerinos. Los periodistas que estaban afuera de los vestuarios en el Three Rivers Stadium aseguraron que habían escuchado claramente cada una de las palabras proferidas a gritos por Green. Green fue después piloto de los Yanquis de Nueva York, a cuyo temperamental dueño George Steinbrenner le agradó la idea de que alguien pudiera cuestionarlo. Dirigió también a los Mets. "Dallas era pura y simplemente un verdadero hombre de béisbol", destacaron los Mets en un comunicado". Se desempeñó también como gerente general y presidente de los Cachorros de Chicago. En 2006, los Filis lo exaltaron a su Salón de la Fama. Pasó 46 años en la organización de Filadelfia y fue asesor de los últimos cuatro managers. Pese a su reputación de hombre duro, lloró en 2011, cuando su nieta Christina-Taylor Green, de 9 años, fue asesinada a tiros frente a una tienda en Tucson, Arizona, a donde había acudido para un acto con la legisladora federal Gabrielle Giffords. Seis personas murieron en el atentado a tiros perpetrado durante el encuentro de Giffords con sus representados. "Yo debía ser un tipo rudo, pero no puedo serlo cuando ocurre esto", dijo Green en aquella época. Francona atestiguó el impacto que aquel crimen tuvo sobre Green. "Sé que cuando ocurrió aquello del tiroteo con su nieta, él quedó destrozado", afirmó. "Lo vi en un torneo de golf, hace aproximadamente año y medio, y uno podía decir que aquello se lo comió vivo. No sé si estaba enfermo, pero tal vez se encuentra más contento ahora". A Green le sobreviven su esposa Sylvia, cuatro hijos y cinco nietos.
  14. Associated Press | Marzo 22, 2017 DUNEDIN, Florida -- El toletero venezolano Miguel Cabrera podría regresar pronto a la alineación de los Tigres de Detroit tras estar inactivo por una molestia en la espalda. Cabrera no juega desde que se lastimó la espalda el sábado en un partido con Venezuela en el Clásico Mundial de Béisbol. El manager de Detroit, Brad Ausmus, dijo que el primera base podría jugar en la pretemporada el viernes ante Atlanta.v "No vamos a apurarlo", dijo Ausmus antes del encuentro del miércoles contra Toronto. "No hay motivos para apurarlo. Tuvo suficientes turnos al bate, ya veremos cómo está el viernes". Cabrera bateó .316 con 38 jonrones y 108 remolcadas la temporada pasada.
  15. Por Chuck King / Associated Press | Marzo 22, 2017 JUPITER, Florida -- El dominicano Carlos Martínez será el pitcher abridor de los Cardenales de San Luis el 2 de abril, en su primer partido de la temporada de Grandes Ligas contra los campeones Cachorros de Chicago. El manager de los Cardenales, Mike Matheny, informó a Martínez sobre su decisión antes que lanzara el miércoles en un partido de pretemporada ante Washington. En ese encuentro, Martínez toleró tres hits durante cinco innings, y San Luis se impuso 6-1 a los Nacionales. "Me sentí honrado. Sinceramente, cuando él conversó conmigo, no lo podía creer", comentó el pitcher. "Pensé que estaba hablando de los juegos de exhibición en Springfield o Memphis. Estar en esta posición de representar a los Cardenales como el primer abridor y el as es algo muy importante para mí". Adam Wainwright abrió el primer partido de las cuatro últimas temporadas por San Luis. Matheny dijo que el veterano, que abrirá el segundo encuentro de la serie, no se molestó por la decisión. "Es bueno conversar con alguien que entiende las cosas", dijo el piloto. Martínez, de 25 años, tuvo marca de 16-9 con 3.04 de efectividad el año pasado. Se le eligió al Juego de Estrellas. "Será una noche muy emocionante", dijo Matheny. "Será un partido divertido. Nuestro estadio estará encendido, aunque de todas formas siempre lo está en el partido inaugural". "Su reto será poder controlar toda esa energía y emoción, pero también es una recompensa por todo lo que ha hecho y lo que creemos que hará en el futuro", agregó. Martínez realizó el miércoles su primera salida de pretemporada desde que regresó de la selección dominicana con la que disputó el Clásico Mundial de Béisbol. Su única acción en la Liga de la Toronja hasta ahora se remontaba al 1 de marzo, cuando tiró tres innings en blanco ante los Mets de Nueva York. Martínez tuvo efectividad de 1.13 en dos aperturas en el Clásico, donde la República Dominicana fue eliminada por Estados Unidos en la segunda ronda. Wainwright ostentó un récord de 13-9 y una efectividad de 4.62 el año pasado. Habló con Martínez después de conocer los puestos en la rotación. "Tuvimos una charla bastante buena", afirmó Martínez. "Lo primero que salió de su boca fue una felicitación. Sólo me recomendó aprovechar esta oportunidad".